Introduciendo sólidos

Crea el ambiente adecuado

  • Cuando le ofrezcas solidos por primera vez a tu hijo, asegúrate de estar sentada frente a él, en una silla con brazos para que se sienta seguro
  • Si lo sientas en tus piernas como cuando le das leche, estará esperando recibir leche y los sólidos serán rechazados

Enséñale cómo comer independientemente

  • Coloca poca comida, como puré de manzana o de zanahoria en una cuchara y ponla en sus labios para que la pruebe
  • Ofrécele variedad de sabores. La comida no tiene que estar insípida, los niños disfrutan la variedad de sabores, una vez que se acostumbran
  • Coloca comida de dedos, como pequeños pedazos de fruta en un plato en la mesa para que él pueda buscar su boca y alimentarse, mientras tú lo alimentas con una cuchara
  • Una vez que tu hijo se haya acostumbrado a diferentes sabores y comida de dedos y pueda llevarla a la boca solo, ofrécele una cuchara adicional. Puede usar la cuchara para meterla en el puré y tratar de llevarlo a la boca. Al mismo tiempo puedes continuar alimentándolo con otra cuchara.
  • Ten algo de agua cerca para que cuando aviente la cuchara la puedas enjuagar y regresársela.
  • Una vez que tu hijo pueda usar la cuchara y este listo para algo más sólido ofrécele un tenedor

Dale tiempo

  • No te desalientes si hace caras al comer, al principio todo le sabe raro si solo ha estado tomando leche hasta ahora
  • Le va a tomar tiempo a tu hijo tener el control sobre su mano y guiar la cuchara hacia su boca, pero si eres paciente y siempre dejas que lo intente él gradualmente lo perfeccionará y podrás dejarlo comer solo