Perimitir que Tu Hijo Cometa Errores

Los errores proveen la oportunidad de aprender cómo limpiar lo tirado

Aprendemos mas de los errores que cometemos que de lo que hacemos bien. Esto es en especial verdad para los niños quienes están en el proceso de ganar control sobre ellos mismos.

Crear un ambiente con una actitud amigable hacia el error.

  • Los errores son una parte natural en el proceso de aprendizaje, especialmente cuando se toman con paciencia y sin enojarse. Los niños pequeños necesitan mucha práctica cuando están aprendiendo a hacer algo nuevo. Toma tiempo antes de que un niño pequeño pueda comer sin tirar algo en su ropa o pueda entender qu´zapato va en qué pie.
  • Cuando a los niños les es permitido cometer errores, ello se sienten aceptados a amados incondicionalmente porque el amor no está atado a lo que pueden hacer o a cómo se comporten. Lo que pueden hacer o como se puedan comportar no son cosas que ellos puedan controlar al inicio y cuando el amor depende de algo que ellos pueden controlar se sienten inseguros.

Muestra a tu hijo una actitud positiva hacia el error

  • Acepta que tu hijo aun está aprendiendo. Puede ser irritante cuando tu hijo, quien está ayudando a limpiar los trastes tira un plato y lo ropme, pero si nos enojamos, él no va a querer intentarlo otra vez. Pero si en lugar, tomamos una actitud positiva y dedimos “no importa, vamos por el recogedor para limpiar” el sentirá que entendemos que no lo quería hacer y que aun está aprendiendo y tendrá ganas de seguir intentado mejorar. Entre mas practique, mayor control tendrá sobre su cuerpo.
  • Intenta no hacerlo por él. También puede ser difícil pararse y observar a tu hijo tener dificultades con algo que tu sabes puedes hacer fácilmente, pero la única manera en que el mejore es por medio de su propio esfuerzo. Cuando intervenimos y hacemos las cosas por él, le damos el mensaje de que no creemos que lo puede hacer y si lo hacemos muy seguido, él se dará por vencido.

Toma tiempo

  • Tomará tiempo para él perfeccionar algo y hacerlo sin cometer errores, pero cuando se le invita a continuar practicando algo porque no se le cirtica o corrige su errror, desarrolla una actitud positiva hacia tratar cosas nuevas por él mismo.